Volver a la categoria Testimonios Ver todas las categorias

Fue una pregunta que escuché en más de una ocasión después de convertirme al cristianismo. Esta pregunta la escuché tanto de cristianos como de musulmanes. Para los cristianos era una pregunta de curiosidad o de emoción de ver como Dios había cambiado mi vida. En cuanto a los musulmanes era una pregunta para ofenderme y humillarme. Esa pregunta era por los cristianos: ¿Cómo y cuándo te has convertido al Señor? Pero por los musulmanes era: ¿Tú eres cristiano (MASIHI en árabe)? Cuando escuché esta pregunta, en el principio era peligrosa y complicada para mí no por difícil o incomprensible que es sino porque me pone sencillamente en un cuadro de enfrentamiento con mi alma y el desafío alrededor mío. Y por siguiente la respuesta pide de mi una decisión sincera para experimentar mi punto de vista conscientemente. Eso de un lado. Del otro es que cada vez que la gente me pregunta, veo y me doy cuenta de que desea sinceramente saber lo que he encontrado en Jesús para dejar a Mahoma. Era 1976, cuando cumplí los 12 años. Con mi mejor amigo AZIZ BAHI compramos un periódico Marroquí en árabe. Yo no sabía el por qué compramos ese periódico y además en una edad tan temprana para leer el periódico. Pero ahora entiendo que Dios me estaba preparando el camino para ser salvo a través de ese periódico. ¿Qué había en ese periódico? Pues mi amigo y yo encontramos un anuncio en árabe que decía: “Si quieres recibir cursos bíblicos y la Biblia-- escribe a esta dirección”. Era la dirección de un ministerio en Francia para el norte de África. Este anuncio no me llamaba mucho la atención porque yo no sabía de que se trataban estos cursos bíblicos ni tampoco sabía que era la Biblia. Entonces, lo único que me había llamado la atención era la palabra: -GRATIS- Decidimos los dos escribir a esta dirección en Marsella, Francia. A lo largo de dos semanas recibimos el primer curso sobre la creación. Nos sentimos los dos muy contentos de recibir esos cursos y especialmente yo estaba muy orgulloso hasta tal punto de ser egoísta. No quería que nadie descubriera esa dirección. Quería que sólo yo siguiera correspondiendo con ellos y que nadie más compartiera esto conmigo. Después de dos años, un primo mío descubrió que estaba correspondiendo con cristianos. Y él me advirtió que si la policía descubriera eso, me iría a meter en la cárcel. A esa edad de 14 años, la cárcel era algo muy temeroso para mí y desde ese momento empecé a preguntarme: ¿Por qué la gente rechaza y no acepta saber cosas sobre el cristianismo? Por miedo a la cárcel, yo dejé la correspondencia. Pasó el tiempo y todo se fue olvidando para mí. Pero para Dios nada está olvidado. Un día estaba buscando en la radio, sin saber lo que buscaba, y descubrí un programa evangélico en árabe que se llamaba NUR ALA NUR (“Luz Sobre Luz” en árabe). Fue emitido desde el Monte Carlo. Entonces nadie podía saber que estaba en contacto con el evangelio. Y gracias a la radio, descubrí muchas direcciones que me ofrecían el evangelio. Ambos, mi edad y mi curiosidad, crecieron juntos. Mi deseo de saber más me empujó sin razonamiento como casi todos los musulmanes a rechazar el cristianismo. Según los musulmanes los cristianos (El Masihiyln): l. Han cambiado la Biblia (El lnjil) 2. Creen en 4 evangelios. 3. Creen que Jesús fue crucificado.4. Creen que Jesús es Dios y el Hijo de Dios. Pero el Islam nos enseña todo lo contrario de estas doctrinas cristianas. Entonces, como musulmán yo tenía que rechazar también el cristianismo. Y para mí, cambiar mi religión era una blasfemia hacia Dios (Alá). Era considerarme como un ateo (Kafir). Yo practicaba todos los pilares Del Islam menos el pilar de la peregrinación. Era una batalla continua en mi vida, tanto dentro como fuera. Dentro de mí tenía dudas de cual era la verdad y no estaba tranquilo de lo que iba a pensar la gente si supiera que estaba en contacto con cristianos. Y si descubriera que estaba estudiando el evangelio ¿qué me pasaría? y tenía una batalla de fuera porque era difícil para mi negar a la religión de mi familia y mis abuelos. Y si llegara a hacer eso, la gente me rechazaría y traería vergüenza a mi familia como un hijo prodigo, ateo, y desobediente. Como consecuencia de toda esta batalla, dejé otra vez todo contacto con los cursos bíblicos y también de escuchar a los programas evangélicos radiofónicos. Pero Dios no me dejó a mí. Como dice en Filipenses 1:6: “..el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” En 1983 otra vez algo me empujó a escuchar de nuevo el programa de radio emitido desde Monte Carlo pero procedente de Málaga. En aquel día anunciaron una dirección en Modena, Italia para recibir cursos bíblicos. Escribí a ellos y luego recibí la respuesta, pero de Bélgica. Y la persona que me escribió me pidió que le enviara las respuestas a la dirección en Málaga. O sea, era un lío que no se encajaba en mi mente en el principio escribir a Italia, recibir cursos de Bélgica y mandar las respuestas a Málaga.La persona que me escribió era un creyente Marroquí (Sr. Fouad Said que sirve al Señor Jesús hasta ahora en Málaga). En su primera carta me preguntó si podría hacerme una visita a mi casa en Marruecos. Después de tres meses en un verano muy caluroso a las tres de la tarde llegaron dos personas a mi casa preguntando por mí. Yo no les conocía. Pero uno de ellos era él que me escribía (Sr Fouad Said). Yo les invité a entrar, como costumbre nuestra a tomar una taza de té. Ellos pasaron dos horas conmigo pero no me hablaron del evangelio ni de Cristo. Después de tres meses; en un viernes, estaba solo en casa por la tarde y alguien tocó a la puerta de mi casa Era un Marroquí que yo no conocía. Pero él se presentó como el amigo de mi amigo Sr Fouad Said que me visitó el verano anterior. Esta nueva persona se llamaba Sr. Ab. El También era creyente y servía el Señor Jesús en Málaga como Sr. Fouad Said. Este sí me habló de Cristo. Y cada tres meses me visitaba el Sr. Ab o el Sr. Said. Yo continuaba la correspondencia con ellos. Durante estas visitas que me hicieron, les planteé tantas preguntas y dudas que tenía sobre el cristianismo, no para averiguarlas y encontrar respuestas a ellas, sino sólo quería atacar a estos amigos y mostrarles que estaban equivocados en ser cristianos. Pero me daban respuestas a mis preguntas y argumentos para mis dudas. Pero todo parecía nada para mí y no me satisfacían. Mi amigo Sr. Ab, me regaló una Biblia. Y me pidió que empezara a leerla. Mientras leía la Biblia, tuve charlas con mis amigos Del barrio sobre la verdad Del cristianismo y la autenticidad de la Biblia (El Injil). Y mientras estudiaba la Biblia, leía el Corán al mismo tiempo. Durante este tiempo hice comparaciones entre lo que decía la Biblia con lo que decía el Corán. De veras, durante este tiempo me encontré en una situación de confusión total y sin salida. El Corán decía que es la última y sola verdad inspirada por Dios que hay que seguir. Y al otro lado, la Biblia decía También que es el único camino para la salvación (Juan 14:6). Así que me pregunté: ¿cuál es el camino verdadero? En esta comparación entre la Biblia y el Corán, me basé en el principio sobre las preguntas e ideas falsas que todos los musulmanes tienen contra el cristianismo como: 1. La Biblia está corrompida.2. Cristo nunca fue crucificado, ni conoció la muerte.3. Los cristianos creen que Jesús es Dios y el Hijo de Dios a la vez.4. La Biblia profetiza y enseña cosas sobre la venida de un profeta después de Jesús que se llamaría AHMED Mahoma), pero los cristianos lo han quitado de la Biblia. ¿Cuál entonces fue el resultado de está comparación? Pues, Dios iluminó mi mente y con Su Espíritu llegué a la respuesta de mis preguntas y mis dudas. Y mi razón de refutar estas falsas ideas que tenía contra el cristianismo. Es que el Corán se contradice. Por ejemplo: el Corán niega la Trinidad. En Sura “Las Mujeres”, 171 dice” “Gente de la Escritura. No exageréis en vuestra religión, no digáis de Dios sino la verdad: que el ungido, Jesús, hijo de María, es solamente el enviado de Dios y Su Palabra, que Él ha comunicado a María y un Espíritu que procede de Él. Creed, Pues, en Dios y en Sus enviados.” Sí, para el musulmán este versículo muestra que Jesús era sólo un enviado. Pero ¿no puede ver que en este versículo el Corán confirma que Cristo es Dios también? ¿Cómo? Pues aquí el Corán declara que Cristo Jesús es la Palabra de Dios y el Espíritu de Él. Entonces, la Palabra de Dios y Su Espíritu existen con y en Dios desde la eternidad y que ni su palabra ni Su Espíritu tienen ni principio ni fin Por lo tanto Cristo como palabra y Espíritu de Dios no tiene ni principio ni fin. Entonces Jesús es Dios. Es una confirmación de acuerdo con lo que dice la Biblia en Juan 1:1 “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios”. La segunda cosa que descubrí tiene que ver con la perfección de la Biblia. A pesar de todo lo que declara el Corán sobre la Biblia corrompida, encontré que el Corán ordena que cada musulmán crea en la Biblia. Como viene en su contexto: “Di: Gente de la Escritura no hagáis nada de fundamento mientras no observéis la Torá, el Evangelio y la Revelación que habéis recibido de vuestro Señor.”Sura” La Mesa Servida”, 68. Entonces, el Corán mismo me ordena que aplique lo que dicen las Escrituras. Eso quiere decir que la Biblia es correcta y perfecta. No está corrompida. De acuerdo con esto la Biblia dice. “Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando.No añadirás a ello ni de ello quitarás.” (Deuteronomio 12:32).Y Apocalipsis 22:19 dice: “Y si alguno quitara de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte Del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” La tercera cosa que descubrí tiene que ver con la crucifixión y la muerte de Cristo. El Corán declara la negación de la crucifixión y la muerte de Cristo pero al mismo tiempo confirma esta verdad cuando dice en Sura “María”, 33: “Jesús hablando: “La paz sobre mi el día que nací el día que muera y el día que sea resucitado a la vida”'. Y en Sura “La Vida de Imran”, 55 dice: “Cuando Dios dijo: ¡Jesús! Voy a llamarte a mí, voy a elevarte a mí, voy a librarte de los que no creen y poner, hasta el día de la resurrección, a los que te siguen por encima de los que no creen.” Además de todo esto, el argumento más eficaz que podía dar para dejar el Islam y refutar aquellas dudas y creencias equivocadas que tenía hacia la doctrina cristiana fue que Mahoma no me aseguró la salvación sino que también él se declaró pecador y necesitaba el perdón de Dios. Sin embargo, Cristo podía salvarme cuando él murió en la cruz y resucitó de entre los muertos por mí y por toda la humanidad. Antes yo practicaba las leyes islámicas los “Pilares del Islam” sin estar seguro de mi futuro celestial. Tampoco sabía cómo podría arreglar el asunto de mi separación de Dios por causa del pecado original. Pero en Cristo encontré la solución de este asunto y me di cuenta que la necesidad de mi salvación requería que yo aceptara a Cristo y creyera en Él cómo mi único Señor y Salvador. Reconocí que yo era pecador pero sólo creyendo en Cristo tendría el perdón de Dios por mis pecados. Como dice la Biblia en Juan 3:l6: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda más tenga vida eterna.” Por lo tanto, ya no necesito más leyes ni pilares islámicos para llegar a Dios. Y que sólo Cristo me ofreció ese perdón en su expiación por mi cuando murió en la cruz por mis pecados y los pecados de los demás. Como dicen las Escrituras: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a Su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley para, que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.” (Gálatas 4:4-5).
Así que, en 1985 tomé la decisión de aceptar y seguir a Cristo Jesús como el Señor de mi vida. Y doy gracias a Dios por ser salvo y pertenecer a Su Reino. Ya han pasado 10 años de mi vida nueva con Cristo y por ello doy gloria y honra a Su nombre. Pero, ¿fue este cambio por mí o por mi Dios? Creo que todo lo que me ha ocurrido fue por Su Gracia (Su favor inmerecido) como dice en Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por Obras para que nadie se glorié.” Y quiero que este testimonio sea una ayuda a todos aquellos que quieren experimentar el gozo de la salvación por medio de Cristo, y la gloria a nuestro Dios “El cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (lª Timoteo 2:4). Nota:LOS CINCO PILARES DEL ISLAM:1. La Sahada - “No hay otro Dios sino Alá y Mahoma es su profeta. 2. La Salat - Las oraciones se hacen cinco veces al día. Consisten en alabanzas y súplicas. 3. El Sawm - El ayuno durante el mes de Ramadán. El Ramadán obtiene la absolución de todos los pecados cometidos antes de comenzar el ayuno. 4. La Zakat - La limosna. Es la décima parte de la renta pero puede subir hasta 40ª parte. Se dedica el dinero a los pobres y los necesitados. 5. El Hajj - La peregrinación a la Mecca una vez durante la vida.Se hace una visita a la tumba de Mahoma en Medina. Si le interesa hacer un curso bíblico por correspondencia gratis en árabe escriba a: Buenas Noticias para el Mundo MusulmánApartado 5064028080 Madrid, España.
Por Abdelaziz Imani
Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx