Volver a la categoria Niños Ver todas las categorias

¿Has deseado alguna vez ser tan esbelta como una modelo o estar tan fuerte como tu jugador de fútbol favorito? Tal vez te gustaría ser un poco más alto o tener un tipo diferente. Esos pensamientos son una parte natural del proceso de crecer y de madurar.Pero aprender qué puedes y qué no puedes cambiar de tu cuerpo y de tu aspecto físico también forma parte del proceso de crecer y madurar. Puede no ser fácil -incluso para los chicos mayores y para los adultos, pero, cuando una persona acepta su cuerpo y su aspecto físico, lo más probable es que se sienta más feliz.No hay soluciones mágicasSi te gustaría cambiar tu aspecto físico, tal vez quieras hablar con tu madre, tu padre o un adulto de confianza sobre lo que te preocupa. Algunos niños se sienten frustrados porque no están creciendo o desarrollándose tan deprisa como sus amigos. Esta etapa de la vida puede ser confusa para algunas personas. Es importante que sepas que la pubertad no le llega a todo el mundo al mismo tiempo.Y no existen pociones mágicas ni ejercicios especiales que permitan acelerar el proceso. Aunque un niño levante pesas cada día, no podrá desarrollar los músculos de un chico mayor o de un hombre adulto. Y a una niña no se le desarrollarán los senos hasta que alcance la pubertad.Si te preocupa tu peso, es posible que tu padre o tu madre quieran llevarte al médico. Tal vez éste te diga que tu peso es el adecuado. Pero, si considera que podrías tener un peso más saludable, probablemente te hará algunas recomendaciones, como comer de forma más equilibrada y hacer más ejercicio físico.Alimentarse bien y hacer ejercicioAlimentarse de forma saludable y estar físicamente activo puede ayudar a cualquier niño a aceptar más su cuerpo. ¿Por qué? Porque seguir una dieta saludable ayuda a sentirnos llenos de energía y a que nuestro cuerpo funcione al 100%.La televisión y los juegos de computación pueden ser divertidos, pero no ayudan demasiado a tener un cuerpo sano porque son actividades estáticas. Este tipo de actividades se denominan sedentarias porque se suelen practicar estando sentado. Sin embargo, cuando mueves el cuerpo -sea jugando, bailando, haciendo deporte o incluso limpiando tu habitación- ejercitas los músculos. Cuando ejercitas un músculo, lo fortaleces. Y, cuando una persona tiene los músculos fuertes, puede hacer un montón de cosas, ¡desde transportar un paquete pesado hasta correr con la pelota un hasta el arco y marcar gol! O sea que ya sabes, practica el excursionismo, salta a la comba (soga), monta en bicicleta, nada un par de largos de piscina, sube las escaleras en vez de coger el ascensor, o incluso baila- ¡y disfruta de todo lo que puede hacer tu cuerpo!Todos estos son pequeños consejos, pero el mejor remedio es saberte amado por Dios, y creer que Su amor por ti es único, original e incondicional. El es tu creador,  te ama y acepta tal y como estas, porque tú eres una joya en su corona, eres la niña de sus ojos, eres su obra maestra, contigo sello su creación, eres preciosa y hermoso ante sus ojos y el anhelo de su corazón es que tu también llegas a amarte y a aceptarte tal y como te ves en tu espejo cada mañana. Dios no solo ve la apariencia, Él ve tu corazón.Y por último recuerda que “Un corazón alegre, es el que hermosea el rostro”

Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx