Volver a la categoria Hombres Ver todas las categorias

Si como padre de familia está preocupado por saber si su hijo está utilizando algún tipo de drogas, los siguientes signos de abuso pueden serle de gran utilidad:Cambios en el comportamiento, comparativamente con los que tenía anteriormente: permanecer fuera de casa a lo largo del día y entrada la noche, sin que exista una razón clara; largos períodos de aislamiento; estados de ánimo variables, irritabilidad, nerviosismo y risas inmotivadas. Cambios en el funcionamiento habitual: cambio repentino en su desempeño escolar; pérdida de interés en sus diversiones favoritas; se muestra evasivo cuando se le pregunta por sus amigos; empieza a mentir frecuentemente, mayor gasto o "pérdidas" de dinero. Episodios de intoxicación: lenguaje farfullante (balbuceos apresurados, se le traba la lengua), inquietud, incapacidad para expresar claramente sus ideas, actitudes fantasiosas, disminución en la concentración y en ocasiones referencia de cosas o personas que no existen. Hallazgo de pastillas o sustancias que puedan parecer drogas. Desaparición de drogas del botiquín familiar o del lugar donde se guardan las medicinas: especialmente tranquilizantes, pastillas para dormir y pastillas para suprimir el apetito. Es importante recordar que los signos mencionados anteriormente pueden corresponder a problemas de salud más serios y por ello debe consultar con su médico de cabecera.
Si sospecha que su hijo está utilizando drogas USTED DEBE:
Evitar reacciones violentas o exageradas: Las variaciones en el estado de ánimo y un comportamiento extraño pueden relacionarse con los cambios que se presentan en la adolescencia, por lo que se debe valorar bien esta situación y no actuar de manera impulsiva Solicitar información confiable sobre la farmacodependencia. Disponer de conocimiento sobre las drogas y cómo actúan en el organismo. Participar activamente con su esposo o esposa en la vida de su hijo, pero sobre todo dialogue con su hijo. Conocer los problemas que tiene su hijo, respetando la importancia que él le da al problema y escuche lo que él tiene que decir. No interrumpir una discusión sobre drogas; Puede participar en ella y preguntar cuál es la opinión de su hijo al respecto. Manténgase abierto a opiniones diferentes y sugiera que tanto él como usted necesitan aprender más sobre el tema. Hacer preguntas directas: "¿Estás fumando marihuana?", "¿Estás tomando alcohol u otras drogas?". Si la respuesta es no, pero aún sospecha que su hijo las está usando, siga manteniendo un contacto estrecho con él, con sus amigos y entérese de sus actividades; es decir, mantenga abierta la vía de comunicación. Consultar a un especialista si necesita apoyo para manejar esta situación.
DEBE EVITAR:Hacer una acusación contundente o violenta. Hacer juicios de tipo moralista. No dar importancia a los hechos y dejar que este tipo de conducta continúe. Abandonar sus esfuerzos si su hijo se resiste a sus intentos de participar más en su vida. Hacer uso de violencia física


Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx