Volver a la categoria Hombres Ver todas las categorias

¿Cómo ayudar a un estilo de vida sin drogas?1. Inicio. Desde la infancia debe fomentarse la idea de mantenerse alejado de las drogas. Esto es una forma de hacerle saber a su hijo que se interesa por él, aunque sea muy pequeño esta información desempeña un papel importante para protegerlo de las drogas. Empiece a hacerlo desde este momento. 2. Comunicación. Habitualmente el año nuevo representa un tiempo para hacer nuevos propósitos. En estas fechas empiece a establecer líneas de comunicación con sus hijos. Plantee realizar actividades en que participe toda la familia; pasen el mayor tiempo posible juntos a la hora de la comida y en otras actividades donde la comunicación abierta con los hijos desempeñe un papel importante. 3. Escucha. Escuchar a los hijos es una actividad de suma importancia; saber qué sucede en las fiestas, qué se les ofrece en ellas, quiénes asisten y si hay alguna persona responsable, constituyen preguntas que demuestran su interés de mantener un contacto más estrecho con su hijo y de escuchar lo que puede comentar sobre estos eventos. Como propósito puede destinar al menos una hora a la semana para escuchar las inquietudes y preocupaciones de su hijo. 4. Educación. Destine un tiempo pertinente para explicar en términos simples los hechos relevantes sobre las drogas, sus efectos y repercusiones. Refuerce este mensaje constantemente. 5. Atención. Organice su tiempo para que pueda disponer diariamente de algunos minutos para hablar con sus hijos y comunicarles que se interesa por ellos; debe asegurarse que ellos sepan que usted está orgulloso de que no usan drogas. 6. Aprendizaje. Para que usted pueda educar a sus hijos sobre el peligro de las drogas, primero debe educarse usted mismo; en algunos casos pueden hacerlo de manera conjunta. 7. Orientación. Para orientar a sus hijos necesita hacerlo con el ejemplo: no tome bebidas alcohólicas, no conduzca en estado de ebriedad, si en ocasiones bebe alcohol, hágalo con moderación y de manera responsable, evitando llegar a la ebriedad; si hace uso de tranquilizantes o pastillas para inducir el sueño, debe hacer del conocimiento de sus hijos que es por tiempo limitado y bajo la supervisión de un médico. 8. Interés y afecto. Comente con sus hijos que está interesado en lo que les sucede, disponga del tiempo necesario para platicar con ellos y discutir alguna inquietud; esta forma de comportamiento refleja el interés que tiene por ellos. Es muy importante (aunque no estamos educados para ello) manifestarles nuestro cariño a través de frases, actitudes y acercamiento físico (palmadas, abrazos, etc.). La comunicación, el interés y el afecto, constituyen factores protectores de gran importancia para el desarrollo emocional de nuestros hijos. 9. Esta forma de comportamiento refuerza su autoestima y representa una actitud de valor inestimable durante el crecimiento y en etapas posteriores de la vida.10. Prácticamente podemos afirmar que la actitud que adoptemos ante las drogas será transmitida a nuestros hijos. Esta actitud debe ser clara para que permita distinguir entre las drogas que tienen un uso benéfico y las que representan un uso nocivo. Es importante definir el papel de la familia ante el uso de sustancias tóxicas y para lograrlo, es importante crear un ambiente familiar en el que no se acepte beber en exceso o utilizar drogas sin fines médicos.
El papel de los padres:Debemos valorar la opinión de nuestros hijos permitiéndoles tomar algunas decisiones, aunque en ocasiones nos demos cuenta de que no son las más adecuadas, ya que esto favorecerá su aprendizaje para tomar decisiones en la vida. Debemos entonces permitir que tomen la iniciativa, excepto en aquellos casos en que su decisión no sea saludable y también en situaciones poco éticas o cuando represente una amenaza para su vida.Como padres, debemos manifestar a nuestros hijos que los queremos, que los valoramos y que son importantes para nosotros y para lograrlo es importante construir formas de relación familiar más fuertes, maduras y amorosas con ellos; debemos enseñarles a distinguir entre lo que hace daño y lo saludable, entre lo bueno y lo malo, jerarquizar o dar un orden de importancia a ciertas normas de comportamiento, principios y valores predominantes para una familia y para la sociedad.Los hijos que tienen una mayor autoestima, es decir, que se cuidan a sí mismos y que se sienten valiosos y seguros, están menos propensos a tener conductas adictivas por que se saben escuchados y apreciados, así pueden adquirir habilidades saludables para tomar decisiones que serán de gran valor durante sus años de adolescencia y en la edad adulta.En este sentido, es importante preguntarse: ¿qué puedo hacer como padre para evitar que mis hijos lleguen a ser drogadictos?
Consumo de drogas en la familia:La farmacodependencia es una enfermedad crónica con frecuentes recaídas y se origina por varias causas. Cuando uno de nuestros hijos resulta exitoso en el ámbito escolar o laboral nos sentimos orgullosos, ¿no es cierto?. ¿Y porqué no habríamos de estarlo si somos una importante influencia en su vida?. Pero precisamente por la influencia que tenemos en ellos, es muy importante entender que la drogadicción también es un asunto familiar que no debemos descuidar y al que debemos hacer frente. Es una situación que requiere de nuestra participación, primero informándonos y después tomando un papel activo en su solución.Ser padre es una de las tareas más importantes para la mayoría de los seres humanos aunque exista poca preparación para cumplir con esta función. La mayoría de nosotros aprendemos a ser padres a través de la experiencia y siguiendo los ejemplos que a su vez aprendimos de nuestros padres. Los modelos de comportamiento que los hijos adquieren dentro del seno familiar son con mucho, los factores más importantes que llevan a que uno o más de nuestros hijos puedan tener un problema adictivo en etapas tempranas de su vida. La mayoría de las personas con problemas de adicciones tienen antecedentes de consumo de sustancias en sus respectivos hogares, y a su vez, la ansiedad y el estrés vivido por una familia cuando uno de sus integrantes es alcohólico o usa drogas puede llevar a otro de sus miembros a iniciarse en el uso de estas sustancias. El ejemplo que como padres podemos dar a nuestros hijos les permitirá identificar estilos de vida responsables y sanos.



Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx