Volver a la categoria Hombres Ver todas las categorias

Hablar de sexualidad en nuestras iglesias es, por lo general, hablar de algo “distinto” del evangelio de Jesucristo. Es sorprendente la cantidad de cristianos que han sido víctimas del abuso sexual y que continúan guardando ese “secreto”.
Sufren en silencio, un silencio que indica temor y dolor que nosotros alentamos al no hablar de sexualidad (mucho menos, de abuso sexual). De alguna manera, hemos propiciado que las víctimas se callen y que esa experiencia dolorosa se transforme en “El secreto mejor guardado en la familia”.
El  abuso sexual infantil es quizá la más cruel y la más incomprensible de las experiencias humanas. Representa la traición de la confianza más básica entre el niño y un adulto en posición de autoridad. El adulto puede ser un miembro de la familia, en este caso se define también como incesto y es emocionalmente devastador.
Las pequeñas víctimas están en una situación de dependencia total de sus agresores de modo que no tienen a dónde ir ni a quién recurrir. Los protectores se convierten en perseguidores, la casa se convierte en una cárcel llena de sucios secretos y de terror. El problema del abuso sexual infantil debe ser identificado, lo debemos tener muy presente para que de alguna manera podamos prevenir, en primer lugar, que nuestros propios hijos sean víctimas de esa situación tan dañina.
Por otro lado, podremos también detectar y ayudar a aquellas personas que tristemente ya han sido víctimas de este maltrato, pues el daño emocional y psicológico que deja el ser abusado sexualmente, a largo plazo puede ser devastador. El abuso sexual infantil va en aumento. Por esa razón, es hora de empezar a hablar de él. Como iglesia de Cristo, nuestro deber es no ignorar este tema y llevar el mensaje de sanidad a las víctimas del abuso y realizar una tarea preventiva al respecto.Sin duda, este tema es muy complejo y debe encararse desde varios puntos de vista: familiar, psicológico, pastoral, sociológico, jurídico, etc. En este manual, intentaremos abordarlo desde la perspectiva psicológica y Bíblica.
1. ¿Qué es el abuso sexual infantil?Definimos al abuso sexual infantil como:Cualquier acto con aspecto sexual entre un adulto en posición de autoridad y una niña o niño en posición de dependencia. El adulto puede ser un miembro de la familia o una persona que tiene la responsabilidad del cuidado y la seguridad del niño o niña, o una persona desconocida. Definiremos al incesto como una actitud sexual entre los miembros de una misma familia.Cualquiera de los siguientes actos de un adulto o un niño mayor se consideran abusos sexuales:
Acariciar los genitales de un niño
Convencer a un niño que le acaricie los genitales
El contacto con los genitales de un niño con la boca
Tocar al niño con los genitales
Penetrar la vagina o el ano de un niño
Enseñarle los genitales a un niño
Enseñarle pornografía a un niño
Utilizar a un niño como modelo para hacer la pornografía
2. EstadísticasEl Centro de Terapia y Apoyo para Víctimas de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, reportó en 1997 que del total de las víctimas menores de 13 años atendidas, el 52% eran víctimas de abuso sexual, de éstos el 31% víctimas de violación, el 70% eran niñas y el 30% niños. Así mismo, de las denuncias presentadas por abuso y violencia sexual infantil ante el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia DIF. Se reporta que del año 2000 a junio del 2005 se recibieron 7 823 denuncias, lo que representa el 4.86% del total de las denuncias recibidas. Otras cifras revelan que el 56% de las jóvenes de entre los 15 y 19 años son víctimas de la violencia sexual.
3. ¿Cómo detectar si alguien está abusando sexualmente a un  niño?El comportamiento del niño puede causar que los padres sospechen un abuso, los siguientes cambios de comportamiento de su niño, pueden ser síntomas del abuso sexual: Indicadores de abuso sexual en niños de 6 a 12 años-Síntomas físicos: Ropa interior que esté rasgada, manchada o con sangre, dificultad para caminar o sentarse. Enrojecimiento, dolor, sangrado o aparición de moretones en el área genital externa, en la vagina o en el área anal.-Síntomas sociales: Rechazo del contacto afectivo, miedo a determinada persona. Pesadillas recurrentes o sueño inquieto y miedo a la oscuridad, orinarse en la cama, chuparse el dedo o llorar excesivamente. Miedo a que lo bañen o lo vean desnudo. -Síntomas psíquicos: Miedos, fobias, insomnio, ansiedad y depresión. Miedo a quitarse la ropa o usar capas extra de ropa.-Síntomas sexuales: Comportamiento sexual  inapropiado para su edad,  precocidad e interés de conductas sexuales.- Problemas escolares: Falta de concentración y bajo rendimiento escolar, que aparece súbitamente; desinterés repentino por asistir a la escuela.
-Indicadores en adolescentes de 12-18 años Además de los anteriores pueden aparecer los siguientes:Síntomas físicos: Embarazo. Síntomas psíquicos: Depresión e ideas de suicidio. Síntomas sexuales: Promiscuidad y prostitución.Síntomas sociales: Rebelión familiar, alcoholismo o consumo de drogas y ausentismo escolar.
4. ¿Por qué no hablan los niños?
El noventa por ciento de las víctimas de incesto y abuso sexual jamás le dicen a nadie lo que les ha sucedido. Permanecen en silencio no sólo porque tienen miedo de que les hagan daño, sino en buena medida porque temen que la familia se desintegre si ellos denuncian el comportamiento de alguno de los familiares. El incesto puede ser aterrador, pero peor es la idea de ser responsable de la destrucción de la familia. La lealtad familiar constituye una fuerza increíblemente poderosa en la mayoría de los niños, por más corrompida que pueda estar la familia. El miedo a que no le  crean, a ser culpado de mentiroso e imaginativo, a perder el amor de los padres es una amenaza terrible para el niño. A la niña que su madre no le cree que su padre abuso de ella, queda huérfana, psicológicamente hablando.
5. Consecuencias del abuso sexual infantil a largo plazo A continuación, se enumeran algunas de las consecuencias a largo plazo que puede vivir un niño o niña víctima de abuso sexual. -Consecuencias Psicológicas del abuso sexual Las publicaciones serias en revistas de Psicología, Psiquiatría y Pediatría, señalan contundentemente que cuando el niño ha sido objeto de abuso sexual puede desarrollar una variedad muy amplia de sentimientos, comportamientos y pensamientos angustiantes. A esos niños, al ser vistos solamente como objeto de placer sexual, se les despersonaliza, se les quita el fundamento de una vida de amor, de cuidado, y los hace sentir totalmente mal en su interior, no comprendiendo muchas cosas, y algo muy importante. No hay un solo niño preparado psicológicamente para hacerle frente al estímulo sexual repetitivo. La naturaleza nos enseña que el mismo niño es un ser humano que no ha despertado a los estímulos sexuales, aún que esos estímulos sexuales vienen a despertarse en la edad de la adolescencia, pero hablando de niños entre 4 y 8 años de edad, es evidente que aún no han despertado. Cuando no se les ha provocado de forma directa esa estimulación sexual, su mente está totalmente inmadura en ese sentido y no está preparada psicológicamente para hacerle frente al estímulo sexual repetitivo, es muy importante esto, ya que de lo contrario, evidentemente habrá consecuencias en esa esfera psicológica. Aún los niños de 2 ó 3 años que son abusados sexualmente, quienes a esa edad no pueden saber que la actividad sexual es incorrecta, que alguna persona los está tomando como objeto de placer sexual y que los estimula y sobre estimula sexualmente, desarrollarán problemas como resultado de su inhabilidad para hacerle frente a esta situación. Evidentemente tendrán serias consecuencias porque aún no están suficientemente desarrollados, sí van a desarrollar problemas como resultado de la sobre estimulación en el ámbito sexual.
El tener cuidado en ese sentido, no es una invitación a vivir paranoicamente, o pensar que todo el mundo quiere hacerle daño a tu hijo; es una invitación a tener ciertas precauciones básicas, mínimas, para evitar vernos en la situación de que alguno de nuestros hijos haya sido abusado en ese sentido.
-Consecuencias Físicas:
Hipocondría o trastornos psicosomáticos.
Alteraciones del sueño y pesadillas recurrentes.
Problemas gastrointestinales.
Desórdenes alimentarios, especialmente bulimia.
-Conductuales:
Intentos de suicidio.
Consumo de drogas y alcohol.
Dificultad para aceptar el amor de otros.
-Emocionales:
Depresión
Ansiedad
Baja autoestima
Rechazo
Odio a sí mismo
Fobias de todo tipo
Conductas autodestructivas
Ataques de pánico
Ira incontrolable
Rebeldía
-Sexuales:
Homosexualidad
Fobias sexuales
Impotencia
Frigidez
Falta de satisfacción sexual o incapacidad para el orgasmo
Conducta promiscua, sexo obsesivo y compulsivo
-Sociales:
Problemas de relaciones  interpersonales
Aislamiento
Dificultades de vinculación afectiva con los hijos
Adicción a relaciones destructivas
Co dependencia
- Espirituales
Ira hacia Dios, incapacidad de confiar en Él ¿”Dónde estaba Dios cuando eso sucedió?”. Pueden sentirse indignos y no merecedores del amor de Dios por que el vacío espiritual es constante.
6. ¿Cómo pueden prevenir los padres el abuso sexual?Puntos básicos a través de los cuales puedas asesorar a tus hijos y ayudarlos para que tengan menor riesgo de ser abusados sexualmente, por ejemplo:
La Academia Americana de Pediatría recomienda que se tomen los siguientes pasos:
Hable con su niño sobre el abuso sexual. Dígale al niño, "si alguien trata de tocar tu cuerpo y hacer cosas que te hagan sentir extraño, dile NO a esa persona y dímelo inmediatamente."
Enseñe al niño que el respeto no significa obediencia ciega a los adultos y a la autoridad. Por ejemplo, no diga a los niños, "Siempre haz todo lo que el maestro o la niñera te pida que hagas."
Enséñele a su niño cuáles son las partes privadas de su  cuerpo.
Escuche cuando su niño le trate de decir algo, especialmente cuando se le haga difícil decir algo. Dígale que puede tener confianza en usted y que no se enojará si le dice algo.
Explique que el adulto puede amenazarlo y decirle que le hará daño o matará a sus padres, si el niño (a), llega a contar el secreto. Deje bien aclarado que ese adulto está haciendo algo malo.
Haga que el niño sepa que si alguna persona le hace algo raro, como: manosearlos, tomarle fotos desnudas u ofrecerle regalos, usted lo quiere saber.
Tranquilícelos y explique que ellos no son culpables de lo que haga un adulto.
Conozca a los adultos y los amigos que pasan tiempo con su niño.
Tome precauciones cuando deje a su niño pasar tiempo solo en lugares extraños con otros adultos o niños mayores.
Nunca deje que su niño entre a la casa de un desconocido sin un padre o un adulto de confianza.
Dígales a las autoridades de la escuela, si sospecha que alguien está abusando de su niño o a un niño de otra persona.
Si la escuela de su niño tiene un programa sobre el abuso sexual, hable con él sobre este asunto.
Quizás la manera más eficaz de prevenir el maltrato sexual de los niños es mantener una buena comunicación con sus hijos.
 Dra. Tere  Alducin: terealducin@vnpem.org.mx


Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx