Volver a la categoria Jóvenes Ver todas las categorias

El alcoholismo es una enfermedad crónica, caracterizada por una conducta anormal de búsqueda de alcohol y que siempre lleva a perder el control para poder moderar la forma en que se bebe. Tiene severos efectos en la salud, en el ámbito familiar y social.
Los efectos del uso de alcohol en el corto plazo incluyen:Disminución de las inhibiciones (sensación de mayor libertad y confianza).Menor coordinación de los movimientos y lentitud de los reflejos (torpeza motora). Lenguaje  (poco claro, "se traba la lengua").Menor capacidad para concentrarse en un tema.Cambios importantes en el estado de ánimo (pasa de la alegría al llanto o a la agresión). Alteraciones en la percepción (escucha voces y ve cosas y personas que no están ahí). Alteración de la capacidad de juicio (se le dificulta valorar una situación y lo hace mal).
Los efectos a largo plazo incluyen:Malestares gastrointestinales (agruras, inflamación, diarrea). Pérdida del apetito (no tiene hambre). Deficiencias vitamínicas. Problemas en la piel.Impotencia sexual. Daño al hígado.Daños cerebrales. Alteraciones en la memoria ("lagunas", no recuerda lo que sucedió).Alteraciones en el corazón, pulmones, músculos, sangre, páncreas, etc.
Embarazo. Las mujeres embarazadas que consumen alcohol pueden dar a luz a niños con un síndrome feto-alcohólico; es decir, recién nacidos, con diversos problemas como retardo mental y otras anormalidades físicas irreversibles. Los hijos de padres alcohólicos tienen un alto riesgo de ser alcohólicos también.
¿Cómo puedo darme cuenta que un familiar tiene problemas de alcoholismo?Utiliza el alcohol como un medio para "escapar" o "solucionar" problemas que requieren de una participación atenta, razonada y se le dificulta tomar decisiones. Presenta cambios importantes en la personalidad: habitualmente tranquila o moderada se "transforma" en una persona violenta y agresiva.Una persona que habitualmente tiene incapacidad para controlar la bebida; es decir, que a pesar de que haga el propósito de beber poco o de manera moderada, siempre termina en estado de ebriedad. Presenta un alto nivel de tolerancia al alcohol; es decir, que es una persona que bebe grandes cantidades, que se "ha acostumbrado" al alcohol y no muestra signos de embriaguez. En ocasiones tiene bloqueos o "lagunas mentales". Es incapaz de recordar lo que hizo mientras estaba bebiendo.Presenta problemas laborales, escolares y sociales, secundarios al alcoholismo. La familia y las amistades se preocupan de manera excesiva ante su forma de beber.

Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx