Volver a la categoria Familia Ver todas las categorias

En lo más profundo, el alcohol, las drogas, la música, la ropa, el peinado, o las formas de hablar de los jóvenes, son estas diferentes maneras de expresar rebeldía. Así se manifiesta el proceso de crecer: como la búsqueda de una identidad propia y separada de los padres. Esa rebeldía contra los valores paternos lleva a la propia valoración: así crecimos nosotros,, así ha sido siempre. El problema aparece cuando los chicos eligen una forma de rebeldía que los lastima, destruye su autoestima y, eventualmente, puede matarlos.Es importante.Conocer los tipos de drogas más comunes y sus riesgosConsiderar que pueden encontrarse donde menos se esperaPoder identificar elementos relacionados con su usoAprender los nombres de las diferentes drogas en la calleReconocer los síntomas en el comportamiento o la apariencia Saber cómo buscar ayuda rápidamente.
Señales del uso de drogas Al detectarse un problema de adicción, la familia y el adicto deben recurrir de inmediato al tratamiento. El problema está en advertir a tiempo si nuestros chicos están consumiendo drogas. Pero ¿cómo percibirlo? Si lo preguntas de manera directa, es seguro que vas a recibir una mentira como respuesta y ya no podrás volver a hablar del asunto.Advertir indicios del uso de drogas requiere que estés alerta, porque no es fácil notar la diferencia entre el comportamiento habitual de los jóvenes y el causado por el uso de drogas. Existen sin embargo algunas señales…Pérdida del interés por los deportes y otros pasatiempos.Frecuentes pedidos de dinero a personas cercanas.Abandono del grupo de amigos habitual.Gastos excesivos sin explicación aparente.Aparecer involucrado en faltas de dinero en la casa, escuela o trabajo.Ocultar polvos, hierbas u otras sustancias.Tendencia a las píldoras o comprimidos no indicados por el médico.Poseer boquillas, pipas o jeringas usados en el consumo de drogas. Educar es Prevenir
Aunque no haya fórmulas para defenderse de las drogas, prevenir es la medida más efectiva que podemos tomar como padres. 
Prevenir es un trabajo constante que implica:Hablar con tus hijos, escucharlos atentamente cuando te hablan, aceptarlos y no desanimarse. Respeta a tus hijos  como personas capaces de participar y opinar en la vida familiar y escolar. Siembra valores de respeto, disciplina y solidaridad. Educa a tus hijos para que se estimen y respeten a sí mismo.Enséñales por medio de tu propio ejemplo. Asume  posiciones claras y firmes al hablar de drogas. Fomenta la recreación y orienta a tus hijos sobre el uso del tiempo libre. Relaciónate con los amigos de tus hijos para conocer sus gustos e intereses. Conoce a los padres de los amigos de tus hijos. Platica con ellos. Comparte con ellos  actividades familiares. Muéstrales  las formas sutiles en que se promueven las drogas. Habla sobre los mensajes que aparecen en los medios de comunicación. Escúchalos atentamente. Tus hijos necesitan saber que pueden confiar en ti. No dejes que la charla acabe en discusión. Si es necesario, espera hasta calmarte. Aunque no te hagan saber si te escucharon o no y creas que no estás llegando a nada, no te desanimes. Sigue  tratando. Habla  abiertamente sobre el valor de la honestidad, de la confianza en uno mismo y de la responsabilidad para tomar la decisión acertada. Explícales siempre en qué razones están basadas  tus normas y nunca uses un tono amenazante. Cuida que tus actos reflejen lo que esperas de ellos. Si escuchas a tus hijos , podrás  aprender mucho de lo que digan: sobre ellos, sobre el mundo, sobre las drogas. Y también sobre ti  mismo. Como padres... 
Hay algo que todos sabemos por experiencia: lo peor que podemos hacer ante un problema es esquivarlo. No por eso dejará de existir. En relación con tus hijos, la alternativa a no hablar de un tema significa que escucharán a otro. La droga existe y, aunque no nos guste, está aquí, a nuestro alrededor y como padres debemos estar preparados para enfrentarla. En la actualidad, el consumo de drogas somete a nuestras familias y comunidades a presiones desconocidas hace unos años atrás. La prevención del uso indebido de drogas comienza desde la concepción de tu hijo y continúa durante toda la crianza. Hay que aprender las características propias de cada hijo, su particular ritmo de crecimiento, sus habilidades, límites e inclinaciones, aunque no sean las que uno hubiese deseado. No existe escuela que nos enseñe a criar hijos; sin embargo una cosa es segura: Si estás bien informado, estás en mejores condiciones de ayudarlos.
Dra. Tere Alducin: terealducin@vnpem.org.mx

Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx