Volver a la categoria Israel Ver todas las categorias

Todos los medios de información nos dan noticias sobre Israel, cotidianas y de última hora, siendo estas las más comunes; y los temas aunque variados, muchos tienen que ver con terrorismo y guerra. Dicho sea de paso y aunque nos suene extraño y exagerado, son signos y síntomas de un tema más profundo y delicado un problema de tipo espiritual y odio ancestral.
Un mundo espiritual está en contra de Dios queriendo estropear el plan divino de la creación y redención del hombre. Desde el intento de influencia a la primera pareja en el jardín del Edén, pasando por el intento de pervertir la genética humana con la unión de los hijos de Dios con las hijas de los hombres y hasta estos tiempos con la apostasía de la iglesia.
El corazón del enemigo ha sido siempre suplantar a Dios, o peor aún, ser como Dios y eso lo ha puesto en el corazón del hombre: “Subiré sobre las alturas de las nubes, me haré semejante al Altísimo,” dice en Isaías 14:14.
El hecho más contundente de esta historia y que está en manos de cualquier persona inquieta de la historia Bíblica, es que a partir de Abraham y toda su descendencia ha sido constantemente atacada, después de las obvias consecuencias de sus actos y después de la división del reino de Israel cuando Salomón murió, siguieron a este hecho numerosos actos de genocidio pero por causa de tiempo solo mencionare, la inquisición, los pogromos rusos, franceses seguidos por el holocausto nazi, y todas las guerras contra Israel después de 1948 cuando se declaró al Estado Judío aun en contra de muchos países de la ONU que estuvieron en desacuerdo, Así la cosa; y muchos teólogos piensan que todo esto es por consecuencia de cuando el sumo sacerdote contesta al romano:
Mat 27:24 Viendo Pilato que nada adelantaba, sino que se hacía más alboroto, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo; allá vosotros.Mat 27:25 Y respondiendo todo el pueblo, dijo: Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos.
La cuestión es que incluso antes de este momento este joven Rabí llamado Jesús también estuvo dentro de los intentos del enemigo por acabar con la descendencia de ese hombre justo Abraham:
“Mat 2:13 Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.Mat 2:14 Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto,Mat 2:15 y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo.”
Entonces ¿Por qué tanto odio contra esta nación y estas tribus? ¿Por qué todos buscan su destrucción? ¿Por qué sus gentes siempre son criticadas? La pregunta más inquietante es: ¿Por qué hoy día aun los cristianos o los que se dicen discípulos de Jesús, detestan hablar de los hebreos e Israel?
Y si Dios no hubiera escogido a Abraham, sino, a otro, digamos un Mexicano, pongamos un ejemplo de esto: satanás trata de desculturizar; si Dios hubiera escogido a los mexicanos, desde el principio, como Su pueblo escogido, no se vería más el nombre de México en ningún lugar escrito, los trajes de charro serían despreciados por todos, la adelita ya no se cantaría, Pedro Infante no sería llamado mexicano; de Juventino Rosas, dirían: no escribió el Vals “Sobre las Olas” (aunque algunos, de cualquier forma se atrevieron a decirlo), regresando a nuestros vecinos de Alemania, habría un cartel en el camino para entrar en la ciudad (antes de la segunda guerra mundial) enfrente de una estatua de Jesús que diría: “Mexiken (Juden) sind hier nicht erwunscht” que se traduce “los Mexicanos (Judíos) no son bienvenidos aquí” (foto exhibida en la Kehilla de la Col. Condesa, México) en lo personal pienso que ese cartel pueda seguir allí. En la historia los mexicanos serían llamados parásitos y explotadores de los trabajadores. ¡A esto nos referimos!No es la intención de este escrito cristianizar, ni judaizar a nadie; o desacreditar a ninguna persona sobre la tierra; quitarle la identidad a nadie en nombre de la conveniencia, pero la verdad jamás será escondida y si lo fuera saldría a la luz como lo declaran las Santas Escrituras.Ahora Dios no escogió a Speedy González, ni a los mexicanos. Escogió a Abraham y a sus descendientes, al actual pueblo judío.El salmista Asaf escribió acerca de los incesantes ataques contra los hijos de Israel: “Oh Dios, no permanezcas en silencio; no calles, oh Dios, ni te quedes quieto. Porque, he aquí, tus enemigos rugen, y los que te aborrecen se han enaltecido. Hacen planes astutos contra tu pueblo, y juntos conspiran contra tus protegidos. Han dicho: Venid, y destruyámoslos como nación, para que ya no haya memoria del nombre de Israel. Porque de corazón han conspirado a una; hacen pacto contra ti” (Salmo 83:1-5).
Los versos que siguen los previamente citados contienen una lista de todos cuantos intentaron destruir al pueblo judío en el pasado. Si Asaf estuviese escribiendo hoy día, seguramente su lista sería mucho más larga. Al final del salmo, exclama a Dios: “Cubre sus rostros de ignominia, para que busquen tu nombre, oh SEÑOR. Sean avergonzados y turbados para siempre; sean humillados y perezcan, para que sepan que sólo tú, que te llamas el SEÑOR, eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Sal. 83:16-18).
A lo largo de la historia, podemos mencionar evento tras evento en que el pueblo judío fue expulsado, perseguido y asesinado con intentos de destruir al pueblo judío y desacreditar a Dios. ¡Lo peor del asunto es que Satanás no jugó limpio! En muchas ocasiones usó al otro pueblo de Dios, a los cristianos, como arma contra su propio pueblo hermano. La persecución cristiana de los judíos está muy documentada. El Holocausto que surgió de una Europa “cristiana” fue la culminación de ese esfuerzo. Satanás debió estar brincando de la alegría al ver que se asesinaban a más de seis millones de judíos. Debió pensar que había ganado a Dios.
En un espacio dedicado a los presos y muertos de Auschwitz en la sinagoga de Acapulco 70 México D.F. donde en una vitrina y suspendida en una serie de alambres de púas una de las camisolas con que vestían a los Judíos que eran llevados a ese lugar para su exterminio, la nota que acompañaba esta ropa decía: “...confeccionada en un material de fibras similares a la más rasposa de las lijas...” sin quererlo pensé, inmediatamente en un comentario que leí sobre el Profesor Alan Davies, Ministro de la Iglesia Unida de Canadá, que decía: “me gustaría ver algún artista cristiano con talento que pintara una escena con un crucifijo mostrando a Jesús como un Judío de Auschwitz, incluyendo la estrella amarilla que decía Jude (Judío) en sus ropas, con el fondo de los alambres de púas en el campo de exterminio....se podría preguntar uno si es moralmente posible seguir siendo un cristiano del todo, después del holocausto.”El escritor Judío Eliezer Berkovits dijo: “Para pacificar sus conciencias cristianas se dice que los nazis no eran cristianos. Pero todos ellos eran hijos de cristianos.” A.M. Rosenthal, que fue editor en jefe del periódico más famoso y prestigioso de los Estados Unidos: el New York Times, dijo después de una larga estadía en Varsovia, Polonia: “No los perdones, Padre, porque ellos si sabían lo que hacían.”
El Señor me libre de juzgar a quienes sabiendo, hicieron. ¿Debemos juzgar a Lutero, a los traductores de las Santas Escrituras que queriendo clasificar algunas verdades ó quitar algo de paja a los versículos de la Biblia le quitan esencia importante a la Escritura, a Hitler, a los cientos de soldados alemanes y a cientos de personas que durante siglos han despreciado al pueblo de Israel, a miles de jóvenes en el mundo que por ignorancia, en su momento, se dejaron impactar por una verdad contada a medias, al grado de utilizar los símbolos de un partido que casi extermina al pueblo escogido por el Padre? La respuesta es ¡NO! “Nuestra guerra no es contra sangre y carne; sino contra principados y potestades los gobernadores de las tinieblas de este siglo.”
La estrategia del enemigo, con métodos brutales, siempre ha fracasado, dividir al pueblo escogido por de Dios, diseminarlo por el mundo entre las naciones gentiles para que asimilen las costumbres paganas de ellas. Leemos en el Salmo 83: “....Han dicho: venid, y destruyámoslos para que no sean nación, y no haya más memoria del nombre de Israel....”
Alguien dijo: “un Judío nace monoteísta y es necesario indoctrinarlo para hacer de él un idólatra. En cambio, un gentil nace idólatra, y se necesita indoctrinación para hacer de él un monoteísta.”
Dios quería que todas las naciones fueran liberadas por Israel, Su Nación. Esto lo podemos ver desde el principio, pasando por los muros de Jericó y llegando hasta el sacrificio de nuestro Señor y Salvador Yeshua, cuando ya por todos los medios posibles el Padre había querido tocar las conciencias y el corazón del hombre sin muchos resultados alentadores; El en su infinita misericordia ya tenía provisión y resolvió dejar Su Trono y venir El mismo a ofrecerse como un sacrificio único y para siempre; para que después, nosotros por Voluntad Divina y gozando de nuestro libre albedrío le recibiéramos a El como Salvador y Perdonador de pecados para que por Su Gracia fuéramos salvos. Y no solamente él Señor es nuestro Salvador y Señor, no solo nos perdona y lava de nuestros pecados, sino también nos educa y nos da sabiduría si se la pedimos; en el Instituto Bíblico de mi congregación recibimos la enseñanza de estar siempre abiertos de mente y consciencia para aceptar y respetar todas las propuestas teológicas y doctrinales que emanan de las Santas Escrituras mientras estas no ofendan a Dios satisfaciendo el ego del hombre, y también hacer más viable el trabajo del Espíritu Santo en nosotros cuando presentamos defensa del Evangelio.
Pero Satanás no ha derrotado a Dios. Al contrario, casi al diario vemos cómo Dios cumple Sus promesas hechas a Israel. En 1948 restableció la nación de Israel. Nunca antes en los anales de la historia un pueblo, que fue dispersado por casi 2,000 años, lograría volver a su antigua tierra y establecerse como nación. Dios ha estado llamando a Su pueblo para que regrese a su hogar en Israel. De los 5.5 millones de judíos que actualmente viven en Israel, tres millones son inmigrantes luego de establecerse el estado.
Durante la década de 1990 inmigró casi un millón, principalmente desde la antigua Unión Soviética (Dicho sea de paso, muchos de ellos ni siquiera eran judíos ni por fe ni por sangre; hoy, causan un grave daño al Estado de Israel.) ¿Por qué Dios hace eso? ¿Es porque el pueblo judío es tan maravilloso o tan espiritual? No. Aunque Dios ama a Israel, lo hace por causa de Su propio nombre. Cuando leemos en la Biblia la frase “por causa de Mi nombre,” significa que es por causa de Su carácter Santo. Dios trae de regreso a Su pueblo para evidenciar Su Santidad a la humanidad. Dios hizo una serie de promesas, y si no las puede cumplir, el mundo pensará que no es digno de confianza.
El profeta Ezequiel habló acerca de estos días en que su pueblo regresaría: “Pero vosotros, montes de Israel, echaréis vuestras ramas y produciréis vuestro fruto para mi pueblo Israel; porque pronto vendrán. Pues, he aquí, estoy por vosotros y me volveré a vosotros, y seréis labrados y sembrados. Multiplicaré hombres en vosotros, toda la casa de Israel, toda ella; y las ciudades serán habitadas, y las ruinas reedificadas” (Ezeq. 36:8-10 y 20-26).El profeta Daniel podrá ser recordado principalmente por sus profecías sobre el final de los tiempos, pero se destaca por mucho más. En Ezequiel 14:14, que es un pasaje de juicio, se refiere a Daniel como un hombre justo: “Y aunque estos tres hombres, Noé, Daniel y Job, estuvieran en medio de ese país, ellos, por su justicia, sólo se salvarían a sí mismos—declara el Señor DIOS.”En el libro de Leon Wood titulado “A Commentary on Daniel” [Un Comentario sobre Daniel], dijo ese autor: “Aparentemente Dios lo quería en un lugar de influencia para animar y facilitar el retorno de los judíos a Judá, así como también estuvo en esa posición previamente para contribuir a su bienestar mientras se encontraban en Babilonia” (p. 154).
Creo que podemos resumir el ejemplo de Daniel usando los siguientes tres puntos: Primero, nos debemos dedicar a estudiar la Palabra de Dios y a recibir Sus instrucciones. En otras palabras, ¡debemos usar nuestras cabezas! La Biblia dice: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad” (2 Tim. 2:15).La Palabra de Dios es nuestro manual, y nos debemos esforzar a conocer a Dios así como un buen soldado debe conocer a su oficial en mando. Es necesario que conozcamos a nuestro Comandante Superior, al Señor. Escuchemos lo que dice, conozcamos Sus estrategias, averigüemos lo que le interesa, y descubramos Su modo de pensar. No pasará mucho rato sin que descubramos que Israel está muy cerca al corazón de Dios.Vida Nueva para el Mundo, está comprometida con el estudio y comprensión de la Palabra de Dios respecto a Israel.“Existe una notable tendencia de vivir un cristianismo sin aplicación. Millones de sinceros cristianos están viviendo cierta piedad retirada de la realidad. Para ellos, el cristianismo es prácticamente un asunto individual y personal. Se estudia la Biblia para obtener satisfacción personal en lugar de intentar descubrir su aplicabilidad con intención de hacer algo al respecto. La apatía prevalece cuando es necesaria la acción”.
¿Por qué apoyamos a Israel? A medida que Dios evidencia Su fidelidad hacia Israel, las naciones tendrán que confesar que Él es Dios.
“Pues los plantaré sobre su tierra y NUNCA más serán arrancados de su tierra que YO les di, ha dicho Jehová, Dios tuyo” (Amos 9:15).

Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx