Volver a la categoria Jóvenes Ver todas las categorias

Esau tenia todos los derechos de hijo mayor especialmente las bendiciones de su padre, hasta que un día lo vendió por un plato de guiso, lo perdió todo, como hijos de Dios gozamos de muchos privilegios, bendiciones que nuestro padre celestial desea darnos, pero lamentablemente la vendemos al igual que Esau, Satanás viene a ofrecernos un plato de guiso, pensamos mas en nuestras necesidades momentáneas, Esau pensó mas en su necesidad momentánea, el hambre...
La pregunta es ¿estas vendiendo ya tus derechos de hijo de Dios a Satanás?
- Vendemos el momento especial de estar con Dios orando y leyendo la Biblia por un momento de Televisión u ocio.
- Vendemos la bendición de tener un enamoramiento puro y agradable a Dios por un momento de placer. etc., etc...
Esau vendió sus derechos por que no supo valorarla no confió en ella, (vs. 32) tal ves estemos pasado muchos momentos difíciles, de salud, financieramente, emocionalmente, pero debemos recordar que la bendición mas grande es llegar al cielo y no lo que podamos tener aquí, debemos pensar en el gran final de victoria que será para los fieles y que no vendieron sus derechos.
Te animo a que leas Hebreos 12:16-17 y memorízalo en tu corazón como advertencia y reflexión, recuerda ¿Satanás vendrá con un plato de guiso y pan?

Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx