Volver a la categoria Testimonios Ver todas las categorias

Este era el mensaje de Kaka, jugador brasileño del Milán tras ganar la liga de Italia,el 2 de Mayo del 2004, ¿Por que este mensaje?... Así habló la prensa internacional:
Ricardo Iczeson Santos Leite, que ha quedado oculto bajo el apodo de Kaká, nació en una ciudad con tan poca tradición futbolística como Brasilia, el 22 de abril de 1982, y, diez años después, ya formaba parte del Sao Paulo, en el que pasó por todas las categorías hasta convertirse en su estrella. Con 19 años fue el mejor entre 720 jugadores del fútbol brasileño y llamó la atención de Carlos Parreira, quien le recomendó a Luiz Felipe Scolari para que le incluyese en la lista del Mundial de Corea-Japón 2002.
Kaká, bautizado en la iglesia evangélica en 1994, el año que Brasil logró su cuarto título Mundial, dedica cada gol a Dios, porque considera que fue él quien le salvó de quedar paralítico, en octubre de 2000. Entonces, cuando disputaba un torneo juvenil, decidió visitar a sus abuelos paternos en Caldas Novas y, en su casa, sufrió un accidente tras tirarse por el tobogán de la piscina. Kaká se golpeó la cabeza con el fondo de la piscina, se torció el cuello y sufrió la fractura de la 6ª vértebra, una lesión que le podía haber postrado en una cama quedando paralítico. "Los médicos decían que yo había tenido mucha suerte por poder andar normalmente, mientras mi familia oraba y clamaba a Dios", explicó. Desde entonces, cuando culmina en gol alguna jugada, mientras es estrujado por sus compañeros y la grada le aclama, se acuerda de ese momento.
En las celebraciones en el campo el día de la final del mundial, Kaká, Edmilson y Lucio, tres evangélicos se arrodillaron en el terreno de juego y oraron en agradecimiento a Dios. "I belong to Jesús", "Yo pertenezo a Jesús" decía la camiseta que Kaká tenía puesta en ese momento.
En la llegada a Brasil, Kaká desfiló por su tierra natal, Brasilia y recibió la medalla de Honor al Mérito de manos del presidente de la República, Fernando Enrique Cardoso. Posteriormente fueron a Río y a Sao Paulo. Todo esto con tan sólo 20 años, Kaká tiene muchas páginas que escribir en la historia del fútbol porque tiene calidad para ello. Tras triunfar plenamente en el fútbol brasileño y en Sao Paulo, donde marcó 58 goles, a sus 21 años Kaká con su pase al Milán ha dado un salto de calidad, y lo cierto es que está siendo una de las claves del equipo rossonero, el brasileño es un crack y está demostrando un entendimiento magnífico con Shevchenko, prueba de ello es que el Milán ha ganado el "Scudetto", es decir la liga italiana en este 2003-04.
Diario Marca: "Kaka, la figura frente a la Roma dio gracias a Dios por el título milanista"
Kaká: dedica cada gol a Dios, porque considera que fue él quien le salvó de quedar paralítico, en octubre de 2000.
Hoy Dios sigue haciendo milagros, este es un testimonio de su Poder.
Entrégale tu vida a Jesús, quizás nunca meterás un gol en un gran estadio, pero si puedes experimentar lo que es:
"Pertenecer a Jesús"
Jesús te ama y en él hay salvación y sanidad como hemos visto en este testimonio

Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx