Volver a la categoria Testimonios Ver todas las categorias

Juan Luis Guerra es el interprete de éxitos como "Ojala que llueva café" o "La bilirrubina", que a lo largo de su carrera ha vendido mas de 10 millones de discos, es una persona diferente desde 1994, el año en el que, según palabras propias, Dios entro en su corazón. "No tenia paz. Tenía problemas para dormir y tomaba muchas pastillas. Es mas, pensaba que si ganaba un Grammy iba a estar mejor y al contrario, lo gane y seguía peor", recuerda de los tiempos anteriores a su conversión. "Mi conexión es con Dios", dijo. "Todos los cambios que he tenido han sido para mejor", añade. "Soy mejor persona, mejor padre, mejor esposo, mejor músico", asegura Guerra. Lea con más detalle que su testimonio:
Hace algunos años invité al Señor Jesús a cenar conmigo. Me encontró desalentado y lleno de problemas. Aunque tenía muchas cosas, pues la música me había dado fama y dinero, había también un gran vacío en mi vida.
Pensaba que el éxito y los reconocimientos podían llenarme por completo, pero no fue así. Nada pudo darme la paz que tanto ansiaba, hasta el día en que me hablaron de Jesús. El Señor me dijo: "No temas" y mi corazón. Sanó mis heridas y me dio su salvación, su amor y su paz, que sobrepasan todo entendimiento.
La canción "Testimonio", es un recuerdo de mi fe:
"No necesito pastillas para dormirSi estás conmigo todos los sueños florecenCuando me hablas al oído.No necesito millones,Ni acorralar los corazones,y solo en tu cafetera, todo el cielo enamorado, se cuela".
Aun no sé cómo agradecerle esta vida en abundancia, pues mi más hermosa canción se derrite ante su Gracia. Es muy poco lo que puedo hacer por Él, pues Él dio toda su vida por mí. Desde que le encontré por primera vez, cada vez que me hablan del Señor Jesús me brillan los ojos. Él colocó todas las cosas en su lugar. Puso en mi corazón el derecho de decir públicamente a mi mujer que la amo, y lo importante que es, lo mismo que mi amado hijo, retrato de mi cariño.
Espiritualmente, ahora "ni es lo mismo ni es igual".
Jesús está tocando a tu puerta hoy, invítalo a cenar. Tan sólo abre tu corazón, pon tu vida en sus manos y descansa.
Juan Luis Guerra

Fuente: vidanuevaparaelmundo.org.mx